“En la insolvencia los empresarios encontraron un alivio para mantenerse operando"

PUBLICACION - BOGOTÁ -> 2020-08-03

Martha Bonett, socia de Cavelier Abogados dijo que las empresas BIC pueden ser un eje para la reactivación y recuperación económica.




Según el último reporte entregado por la Superintendencia de Sociedades, durante el periodo comprendido entre el 1 de abril y el 25 de junio se han recibido 185 solicitudes de insolvencia.

Y es que dada la situación actual por la que atraviesa el país los dueños de empresas se cuestionan cada vez más qué beneficio pueden obtener o que medida tendrán que tomar para poder continuar. Asuntos Legales habló con Martha Bonett, socia de Cavelier Abogados y líder de la práctica de derecho empresarial, sobre las opciones que se tienen para salir de la crisis.

Se ha dicho que esta es una de las áreas que más ha tenido movimiento en el primer semestre del año, ¿a qué se debe esto?

Efectivamente, se ha mantenido un interés entre los empresarios por conservar sus negocios andando y por hacer los cambios que se requieren para que sus empresas sigan funcionando. La verdad es que los empresarios al inicio de la pandemia se preocuparon mucho por lo relacionado con los asuntos laborales dado que fue la primera inquietud que se generó frente a la nueva situación. Casi simultáneamente, aunque con algunos días de diferencia se empezaron a plantear las renegociaciones de contratos comerciales y la posibilidad de terminar los mismos.

Así como la manera de enfrentar lo relacionado con las reuniones no presenciales de los cuerpos colegiados como las juntad directivas y las asambleas y el cumplimiento de obligaciones societarias. Paradójicamente también surgieron temas relacionados con cierre de negocios o de contratos e interés de parte de empresas extranjeras de crear filiales en Colombia tema que genera gran interés.

¿Se están dando más los procesos de insolvencia o de liquidación?

Las dos vías son consideradas por los empresarios; sin embargo, con la promulgación del Decreto ley 560 de 2020 se establecieron medidas especiales e independientes del régimen ordinario de insolvencia contemplado en la Ley 1116 de 2006, las cuales tendrán una vigencia de dos años contados a partir de la publicación del decreto. Estas medidas especiales están diseñadas para conservar y recuperar a las empresas afectadas por las causas que motivaron el Estado de Emergencia.

El decreto implementó una vía de acceso “express” al proceso de reorganización, mediante el cual la Superintendencia de Sociedades no realizará una auditoría sobre el contenido o la exactitud de los documentos anexos a la solicitud de admisión de la empresa deudora, todo con el fin de disminuir los tiempos de respuesta en la admisión e inicio del proceso.

Por esta razón, los empresarios encontraron en este mecanismo un alivio para poder mantenerse operando y evitar así la liquidación.

¿Cómo le ha parecido los decretos que decidió impulsar el Gobierno para agilizar trámites de insolvencia y para llegar a mejores acuerdos con los acreedores?

Considero que han sido muy oportunos y a la medida de la situación. Lo anterior dado que han considerado mecanismos que permiten proteger a los acreedores más débiles y levantar levemente las restricciones de pago del deudor una vez admitido al proceso, el decreto establece que, desde la presentación de la solicitud de admisión, el deudor podrá pagar anticipadamente a los acreedores laborales no vinculados y a proveedores no vinculados, cuyas acreencias no superen 5% del pasivo externo del deudor. Para el pago de estas acreencias el deudor podrá vender, en condiciones de mercado, activos fijos que no estén relacionados con el giro ordinario de los negocios sin autorización previa del juez del concurso.

Igualmente el decreto ley permite la capitalización de las acreencias de los acreedores interesados, mediante la suscripción de acciones o demás participaciones en el capital según el tipo societario, así como bonos de riesgo y demás mecanismos de subordinación de deudas convenidas con acreedores.

También contempla la descarga de una parte del pasivo que exceda del valor total de la compañía deudora, siempre y cuando se cuente con la aprobación de 60% de los acreedores y se cumpla con los demás requisitos especiales establecidos en el decreto.

¿Qué consejos le daría a los empresarios en su actual situación debido al covid-19?

Considero que el primer consejo es evaluar con calma todas las opciones que en este momento están planteadas para preservar al máximo las empresas y sus empleados e implementar todas las que puedan ayudarlos a sobrellevar la situación. Además, creo que deben utilizar todas las ayudas que el Gobierno ha puesto a disposición de las empresas y obtener los beneficios que estas medidas puedan brindarles.

Finalmente, creo que si una empresa realmente no puede seguir ejerciendo su actividad puede también buscar alianzas o nuevos nichos de mercado que le permitan, mantenerse.

No obstante, en otras materias corporativas ¿Cómo se movió el mercado en el año? ¿qué análisis se puede dar?

Este es un año atípico realmente apenas estábamos empezando a finalizar el primer trimestre que es la fecha en que se llevan a cabo todas la Asambleas y las empresas apenas se estaban preparando para las decisiones de repartición de utilidades y demás asuntos societarios.

El giro que implicó reorientar los esfuerzos para atender la pandemia, ha marcado un año diferente en que seguramente veremos temas de fusiones y adquisiciones y asuntos en temas laborales, empresas BIC, así como la recuperación de muchas empresas que vieron reducidos sus ingresos en lo que va corrido del año, y esto les implicó reorientar los esfuerzos, el mercadeo entre otros, pero creo que las empresas siguen atendiendo sus negocios y buscando oportunidades por lo que el mercado se sigue moviendo. La esperanza es que el segundo semestre sea más tranquilo y eso conlleve a una reactivación más activa de las empresas.

¿Qué tipo de empresas están asesorando para su creación en estos tiempos?

La verdad es que las empresas que siguen llevando el liderazgo en Colombia son las sociedades por acciones simplificadas. Muchos inversionistas extranjeros que están en estos momentos buscando entrar al mercado colombiano tienen ese interés.

También está el tema de las empresas BIC reglamentadas por el Decreto 2046 de 2019 que pueden convertirse en un eje para la reactivación y recuperación económica dados los importantes beneficios para los trabajadores, las comunidades, el medio ambiente y el desarrollo empresarial del país.

¿Por qué se volvió tan relevante el Compliance en el marco del covid?

Nosotros veníamos trabajando temas de compliance desde hace varios años en el marco de la necesidad de los clientes de llevar un monitoreo adecuado de sus asuntos y de mapear y controlar diferentes riesgos. En las empresas hay un cumplimiento para muchos frentes, podemos hablar de temas contractuales, laborales, de propiedad intelectual, de habeas data, de lavado de activos en fin son muchos los temas que hoy son de suma importancia para los empresarios.

Considero que con el covid y como le mencionaba con todo lo relacionado con los protocolos de bioseguridad se ha hecho mucho énfasis en el cumplimiento estricto de procesos, reportes y en general de obligaciones que permitan a todos los actores tales como el Estado tanto nacional como departamental y distrital o municipal, a la empresas prestadoras de salud, las administradoras de riesgos laborales y por supuesto el empresario y sus empleados llevar un seguimiento estricto que permita monitorear y unir esfuerzos para el beneficio de todos.

¿Cuáles son los retos que vienen para el área?

Realmente, debemos seguir adaptándonos a las necesidades de los clientes y mantener los cumplimientos de los presupuestos que nos permitan terminar este año. Desarrollaremos nuevos productos y también servicios para poder atender la demanda en el mercado.

CAVELIER negocios

Clic aquí para ver la publicación en  Asuntos Legales
Contenido relacionado