D’Mario peleó, pero no le ganó la puja marcaria a Louis Vuitton
Bogotá_En febrero de este año ya se tenían noticias sobre la puja marcaria que se estaba fraguando entre Louis Vuitton Malletier y D’Mario Watch.


¿La razón? D’Mario, más reconocida por sus relojes, que por cualquier otro artículo de moda, pretendió registrar un diseño para productos de cuero, comprendidos en la clase 18 Internacional de Niza.

La Dirección de Signos Distintivos en la Superintendencia de Industria y Comercio, estuvo de acuerdo con la opositora en que los diseños que se prentían identificar eran tan parecidos que un consumidor medio no sería capaz de distinguir la diferencia ni siquiera al acompañar los diseños con las expresiones D’Mario y LV.


Luz Clemencia de Páez, asociada de Cavelier Abogados, aseguró que las semejanzas se evidencian en la parte visual, gráfica y conceptual del signo.


En febrero, De Páez dijo que ya existía un antecedente con ambas marcas y la SIC en 2012 había negado el registro del signo tal y como lo hacía en esa primera instancia.


D’Mario decidió dar la pelea, tal y como lo anticipó AL. Una que también perdió.


El documento firmado por Cecilia Isabel Nieto Porto, delegada encargada para la Propiedad Industrial revela que la SIC considera que “las figuras presentes en la marca solicitada son similares en su diseño con algunas marcas figurativas, concretamente el trébol dentro de un círculo”.


Pero no solo eso. También halló semejanzas en el patrón utilizado en el estampado de las figuras que se pretendían registrar. “De manera que producen impresiones visuales semejantes, sin que las diferencias en sus elementos nominativos sea suficiente para diferenciarlos”.


Para Pablo Delgado, especialista en Propiedad Industrial de la Universidad Externado, es urgente que se inicie el proceso respectivo para el reconocimiento de la marca Louis Vuitton como notoria: “para lo cual cumple sin duda con los requisitos para ello, reconocimiento de notoriedad que le ampliaría el marco de protección legal de acuerdo con la norma andina comunitaria”.


En Colombia, la firma tiene al menos 100 registros marcarios y el experto, es contundente al afirmar que “varios de ellos tienen en su composición elementos significativos, relevantes, esenciales y reconocidos, que se parecen o asimilan a los elementos que conforman el signo solicitado pretendido por D’Mario Watch”.


Hasbleydi Calvo, gerente Legal de B&R Latin America, coincide con esta interpretación puesto que “puesto que el signo solicitado podría poner en peligro al consumidor una vez ingrese el producto en el mercado”.


Delgado concluyó diciendo que “esta decisión es afortunada, porque impide legalizar una situación que podría llegar a ser calificada como desleal en el mercado, porque generaría una evidente confusión”.


D’Mario ya no tiene posibilidades de pelear el registro del signo, pues se le agotó la vía gubernativa, pero si es de su interés podrá llevarlo al Consejo de Estado.


ConexiónLa dirección de Signos Distintivos aseguró en el documento que las marcas podrían presentar confusión indirecta porque los consumidores no podrían reconocer con claridad el origen empresarial de cada signo. Y todavía esta relación es más clara al ver la conexión competitiva al solicitar el registro en la misma clase internacional. “Se deberán proteger los signos que tengan reconocimiento cuando se den supuestos de confundibilidad marcaría, de conformidad con lo desarrollado en la normatividad y la jurisprudencia”, dijo Calvo.


La opinión:
Pablo Delgado Especialista en propiedad intelectual“Esta decisión, que niega el registro de D’Mario, es afortunada, porque impide legalizar una situación que podría llegar a ser calificada como desleal en el mercado, porque generaría una evidente confusión”.


Fuente, Cubillos N, 2016, D’Mario peleó, pero no le ganó la puja marcaria a Louis Vuitton, disponible en http://goo.gl/JGX1Sz


TAMBIÉN ESTAMOS EN
© Copyright 2015 Cavelier Abogados